Sembrar césped: ¿Cuándo y cómo hacerlo?

Sembrar césped: ¿Cuándo y cómo hacerlo?
Valóranos

Sembrar césped es una de las actividades más habituales en jardines público y privados de todo el mundo. Aunque también es una de las que más dudas acarrean en cuanto a la época y el método adecuado para hacerlo. Hoy queremos hablar de este tema, muy importante si deseas tener un jardín bien cuidado y con un césped en perfectas condiciones.

La mejor época para sembrar césped

¿Cuándo es la mejor época para hacer una siembra de césped? El momento ideal es a comienzos de la primavera, alrededor de marzo o abril. La temperatura empieza a suavizarse, el frío se va y todavía no hace calor. De este modo, las semillas de césped germinan mejor y crecen con más energía.

Si al leer esto no estamos en esa época, será mejor que esperes para conseguir que la siembra sea adecuada. En caso de que no quieras esperar, podrás hacerlo, pero posiblemente no consigas los mejores resultados. Nuestra recomendación como expertos en jardinería en Madrid es que respetes los tiempos y hagas la siembra en el mejor momento. Así disfrutarás de un jardín más bonito.

Cómo sembrar césped

Antes de sembrar las semillas de césped, prepara el terreno regando de forma uniforme. La mejor opción es instalar un riego por aspersión, para que el agua se reparta bien por toda la superficie.

Es importante que no haya piedras ni zonas compactadas en el terreno. Por eso, lo mejor es ararlo con una azada o una herramienta mecánica, que remueva y deje la tierra lo más suelta posible.

Para asegurarte de que haya suficientes nutrientes, añade una capa de suelo orgánico como humus de lombriz o compost. Así tendrás un suelo fértil donde sembrar tu césped.

Una vez que lo tienes todo listo, es hora de poner todo el terreno a nivel con la ayuda de un rastrillo. Esparce las semillas de césped asegurándote de que no se queda ninguna parte sin que haya, porque tendrás que resembrar y es algo complicado.

Cubre las semillas con una capa de mantillo para que queden protegidas y se mantenga la humedad del terreno. Para compactar la tierra, pasa un rodillo, que hará que el agua no arrastre las semillas.

Evita que las semillas desaparezcan

Si dejas así la siembra, es probable que veas como cientos de hormigas aparecen de la nada y se las llevan. Para evitarlo, utiliza un insecticida específico, tanto por encima del césped recién sembrado como en los hormigueros que puedas localizar. Así mantendrás bajo control estas laboriosas pero incómodas criaturas.

Mantén el suelo húmedo, pero no mojado

Al regar, asegúrate de que no haya charcos en la tierra, por lo que es mejor que riegues con frecuencia en lugar de hacerlo solo una vez y de forma abundante. La mejor manera es programar o regar tres veces al día: Por la mañana, a medio día y al caer la noche. Cuando empiece a salir el césped, deja de regar en las horas centrales.

¿Necesitas ayuda para sembrar tu césped o para mantener tu jardín? Contacta con nosotros y te ayudaremos.

verifyserptrade