Los cuidados del jardín durante el invierno

Los cuidados del jardín durante el invierno
Valóranos

Aunque el frío llega y parece que todo se para, es fundamental prestar atención al jardín durante el invierno para que todo siga su ciclo. Si no se le presta la atención adecuada, es probable que las plantas acaben por morir, algo que seguro que no te gustaría. Por eso es tan importante prestar atención al jardín durante todo el año, incluso en la época más fría.

Las plantas del jardín durante el invierno

Algo que es muy significativo cuando llega el invierno es que la mayoría de insectos que plagan las plantas desaparecen. También es evidente que el riego debe ser menor, incluso inexistente dependiendo del tipo de planta.

Sin embargo estos no significa que durante el invierno no haya que vigilar que las plantas tengan suficiente humedad. Y que no haya insectos que estén afectando de algún modo alguna planta.

En caso de que alguna planta se haya congelado, no riegues con agua caliente pensando que así puedes ayudarlas. Es mejor usar un poco de agua a temperatura ambiente, en las horas centrales del día y con cuidado de que las hojas o las flores no se rompan. Si sabes que por la noche va a helar, no riegues.

Para proteger el suelo y evitar que las raíces se congelen, pon una capa de corteza o de paja de 2 o 3 centímetros. Así aislarás y evitarás que el frío haga estragos.

El césped en invierno

Si tienes un jardín con césped, puede que notes que la bajada de temperaturas haga que este sufra cambios, incluso en el color. Algunos tipos son muy resistentes y están preparados para soportar las heladas, por lo que puede que no le afecte en este sentido.

Sin embargo, sí que es posible que la humedad provoque que aparezcan hongos, algo que no se puede permitir. Para impedirlo, lo mejor es podar el césped en invierno a una altura mayor que en otra época del año, regar de forma muy esporádica y solo cuando haga falta (un par de veces a la semana suele ser suficiente), y no pasar el cortacésped si ha helado o el suelo está muy húmedo.

El abonado es uno de los cuidados del jardín durante el invierno que se pueden aprovechar. Ya que el césped tiene un crecimiento muy lento durante esta época, se potencia la nutrición del suelo y se puede conseguir que en primavera esté más fuerte.

Plantar en invierno

Hay especies que en invierno se encuentran en su mejor momento, como los pensamientos o el ciclamen, que florecen y le dan un toque de color al jardín a pesar del frío. Si quieres seguir disfrutando de la alegría de las plantas, lo mejor es que tengas unas cuantas de estas repartidas por varias zonas. Resisten muy bien las heladas e incluso necesitan que haga frío, como es el caso del ciclamen que puede morir si está en una zona expuesta al sol directo.

También son adecuados para esta época algunos arbustos como el acebo, cuyas bayas de color rojo intenso destacan del verde de sus hojas en los días de más frío.

verifyserptrade