Eliminar las malas hierbas: consejos para tu jardín

Eliminar las malas hierbas: consejos para tu jardín
Valóranos

Una de las cosas menos deseadas en un jardín son las llamadas malas hierbas. Además de suponer un problema para la estética de este espacio, donde lo que se busca es que esté bonito, también afectan a otras especies vegetales. ¿Cómo eliminar las malas hierbas y prevenir su aparición? Veamos algunos consejos.

¿Qué se entiende por malas hierbas?

Llamamos malas hierbas a todas aquellas plantas que aparecen en un jardín, o en cualquier otro lugar donde puedan hacerlo, sin haber sido sembradas. Y que pueden invadir espacios hasta el punto de robar nutrientes, agua y luz a las especies que sí se están cultivando.

Estas plantas pueden ser de diversos tipos, aunque como norma general se caracterizan por tener un crecimiento rápido y una resistencia bastante notable. De hecho, pueden aparecer entre los huecos de unas baldosas, en una pared o en cualquier otro lugar donde haya un poco de tierra, humedad y sol.

Eliminar las malas hierbas

Hay dos tipos de malas hierbas: las anuales y las perennes. Las primeras se desarrollan y mueren, aunque antes diseminan sus semillas y se van extendiendo por el jardín. Las segundas son más resistentes, y hay que asegurarse de que se arrancan de raíz.

El modo más eficaz de eliminar las malas hierbas es usar un herbicida específico. Aunque hay que tener mucho cuidado para no dañar al resto de especies, que sí queremos que sigan viviendo en el jardín.

En caso de que se trate de una plaga, será mejor que un experto en jardinería se encargue de estudiar el mejor modo de afrontar el problema. Siempre buscando el modo de proteger el resto de plantas para que sigas teniendo un jardín bonito.

Cómo prevenir su aparición

Las técnicas para evitar que aparezcan malas hierbas en el jardín dependerá en buena medida de cuáles sean las especies que tienes. Por ejemplo, si se trata de un huerto puedes poner plástico de cultivo, que se coloca antes de trasplantar y hace que no pueda aparecer ninguna otra planta. Son biodegradables y se convierten en abono cuando se recogen los frutos.

Un riego por goteo también es un modo de evitar estas indeseadas plantas. Al llegar el agua solo a las zonas que queremos, el problema de que aparezcan es mucho más limitado que si se moja todo el jardín.

También es muy importante escoger la tierra adecuada. Algunas tierras de las que se desconoce su procedencia, suelen llevar semillas de malas hierbas, que no tardan en crecer y frenar el desarrollo de otras plantas.

Otro método, algo más laborioso, es una inspección visual para comprobar que no hay plantas invasoras. Si se ve alguna brizna y se sabe con seguridad que no es la planta que se espera, hay que arrancarla de inmediato, procurando que salga toda la raíz. En caso de duda es mejor dejar pasar un tiempo, pero nunca permitir que florezcan, porque se extenderán sus semillas.

Esperamos que estos consejos te ayuden a tener un jardín más limpio y bonito.

verifyserptrade